Como vivo la pandemia en Bután

  • Post author:
  • Post category:Buthan

Que es la Felicidad? Para los Bhutanese la felicidad es vivir el presente con compasión, desapego, devoción hacia los demás, preservando su cultura y su medio ambiente. Singay Jamtsho un amigo mío local empresario define la felicidad como las acciones y pensamientos positivos que contribuyen a nutrir tu alma y no a tu persona o a tu ego. El siempre pone el ejemplo de comprar algo material que te gusta mucho. Como dice él cuando compras algo que te gusta mucho te trae felicidad momentánea y superficial ya que al cabo de un tiempo te aburres o cambian tus prioridades/gustos, es decir, es impermanente. Sin embargo, cuando das algo incondicionalmente sin esperar nada a cambio que ayuda a otra persona a que sea feliz te trae una felicidad profunda que perdura y es permanente no solo para la otra persona sino también para uno mismo. 

Bután es conocido como el reino de la felicidad. Este pequeño país budista se encuentra lejos del mundo occidental en la cordillera de Himalaya el cual hace frontera con India, Nepal, China y Tibet. Es un lugar único en el que el gobierno decidió medir su bienestar con un Índice Nacional de Felicidad, en vez de utilizar un indicador clásico, como el Producto Bruto Interno (PBI). Bután es el único país del mundo con una huella de carbono negativa gracias a su protección al medio ambiente como una de sus principales prioridades. Sus bosques cubren el 72% de su territorio absorbiendo tres veces mas dióxido de carbono del que produce. Es una situación única en el mundo que junto a sus tradiciones y su espiritualidad lo hacen un lugar mágico.

Su política de turismo es “ High value low impact” alto valor de ganancias con bajo volumen de turistas. Es decir, es una política de poco volumen de turistas que a la vez dejan grandes ganancias y para ello se imponen unos requisitos económicos que los viajeros deben cumplir para visitarlo. Por ejemplo, cada día que un turista permanece en Bután debe pagar U$D 250 por persona, por lo que una estadía de apenas cuatro días asciende a U$D 1000, sin contar alojamiento, comida ni pasaje de avión, por lo que no es accesible para todos. Yo lo llamo la Suiza de Asia.

Para mi personalmente ha sido una experiencia muy enriquecedora sobretodo a nivel espiritual donde he tenido que poner en cuestión mis preferencias en todos los aspectos tanto personal como profesional. Vivir y trabajar aquí con esta gente tan maravillosa con unos valores tan diferentes a los nuestros realmente me ha tocado el corazón. Se preguntaran como es posible que Bután no tenga casi ningún caso de Covid19, verdad? La realidad es que su rápida intervención desde que detectaron el primer caso previno que el virus se propagara.

El primer caso que se detecto fue a principios de marzo y era un señor americano de unos 76 años.  En seguida cerraron las fronteras sin dejar entrar a mas turistas, además todos los que se habían relacionado con este señor fueron puestos en cuarentena inmediatamente de una forma muy seria. La otra persona que se detecto positiva era la novia de este señor y ambos se recuperaron favorablemente. El Rey muy preocupado personalmente visito varias veces a este señor americano durante su hospitalización hasta que fue repatriado a EEUU llegando sano y salvo a su domicilio donde se termino recuperando al 100%. Bután no ha vuelto a abrir sus fronteras desde entonces. Los demás casos que se han detectado de momento solo son tres y son gente local que vivían en el extranjero y al llegar a Bután fueron puestos a 21 días de cuarentena dando positivo. Todos los locales que llegan del extranjero son puestos obligatoriamente a 21 días de cuarentena aislados de sus familias así previenen que el virus se contagie a la comunidad en caso que alguno fuera positivo. Todo el mundo lo toma muy en serio y colabora ayudando a otras personas de diferentes formas con una ética implacable y con una empatía que es de admirar como nunca he visto en otros países. Om mani padme hum el mantra de la compasión es su forma no solo de vivir sino de actuar en sociedad y no solo ahora con el Covid19 ya que forma un pilar importante de su tradición. Aquí las teorías de conspiración no existen son gente muy genuina que viven felices de una forma muy minimalista desde su tradición budista.

En medio de todo esto yo acababa de llegar de la India de una de mis formaciones de yoga y empecé a tener síntomas de catarro. Me llevaron inmediatamente a un hospital que habían montado en una mini tienda de campaña para hacer pruebas a la gente. Me quede muy sorprendida de su organización y de la educación que todos mostraban respecto a los demás. Después del test me mandaron a casa confinada y al día siguiente me llamaron del hospital para comunicarme que el resultado era negativo. Pero no solo eso, además, me seguían llamando para preguntarme por mi estado mostrando mucha preocupación por el hecho de que era una extranjera viviendo sola lejos de mi país y mi familia en un momento como este y en un sitio tan remoto como Bután. Realmente me sentí muy cuidada la gente local y del trabajo me traían caldos vegetales, comida local vegetariana, productos naturales de diferentes aldeas para que me recuperara rápido y me mandaban mantras con signos de geometría sagrada que los Rinpoches (Los lamas) habían creado como protección contra el virus para su pueblo. Tu eres una mas de nosotros y es tu karma estar aquí me dicen siempre con orgullo. Me recuperé muy bien y volví al trabajo pero desafortunadamente España dio la alarma e India y Tailandia cerraron sus fronteras con Bután así que me quede varada en el país de la felicidad. Bután solo vuela a India y Tailandia donde tienes que enlazar con tus vuelos internacionales y debido al cierre de sus fronteras aquí me tenéis adoptada por esta gente tan encantadora esperando poder reunirme con mi familia cuando sea posible regresar.

Sin embargo, como siempre digo no hay mal que por bien no venga y decidí aprovechar este pequeño paréntesis forzado para escribir un nuevo blog y compartir los valores de Bután que tanto necesitamos incorporar en el mundo occidental sobretodo en el nuevo paradigma que nos viene. Como dicen ellos adopting wisdom, dropping distorted moralities es clave para el éxito en cualquier aspecto de nuestras vidas.